Fq Arg - Fibrosis Quística - Enfermedad Fibroquistica - Mucoviscidosis
  Inicio
  Que es FQ?
  Posibles Consecuencias
  Los Padres
  Transmisión
  Genética
  Nutrición
  Fiquis
  Historia de la FQ
  Eventos
  Asociaciones
  Links
  Notas de Interés
  Lista Fiqui de Amigos
  Foro Nuevo
  Foro Viejo
  Agradecimientos
Aerosol imantado para llegar al fondo del pulmón
Un sistema experimental introduce en la medicación inhalada nanopartículas de hierro que se guían con un imán externo

La idea sólo se ha demostrado eficaz en ratones, pero si se pudiera reproducir en humanos, como creen sus inventores, podría mejorar sustancialmente el tratamiento de muchas infecciones y tumores que se hunden en las zonas más inaccesibles de los pulmones, aquellas donde la medicación inhalada convencional no llega. La propuesta es original: introducir nanopartículas de hierro en las gotas de aerosol que contienen la medicación y arrastrarlas hasta esas zonas distales del árbol bronquial gracias a un campo magnético externo. En los estudios con ratones se demostró que con este nuevo método de depósito se duplicaba la cantidad de medicación que llegaba a su destino. Se trata de un avance que podría mejorar la eficacia del tratamiento de ciertas patologías, según se apuntaba hace unas semanas en un comentario sobre estas investigaciones publicado en The New England Journal of Medicine.

El trabajo original, realizado por un equipo alemán y recogido en la revista Nature Nanotechnology, enumera algunas de ellas: el asma crónica, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), la fibrosis quística, ciertas infecciones respiratorias y el cáncer de pulmón. En algunos casos, la medicación inhalada no es todo lo eficaz que se desea. La cuestión es que su efectividad depende del tamaño de las partículas de aerosol. En función de éste, las más grandes no suelen traspasar los bronquios, mientras que las más pequeñas pueden llegar hasta los alveolos (ver gráfico). Sin embargo, a medida que las gotitas avanzan, muchas se dispersan y se exhalan con el flujo espiratorio. Al final, la cantidad de fármaco que llega a las zonas más lejanas es muy reducida.

Con el nuevo procedimiento, se introdujeron en unas diminutas gotitas de aerosol (de unas 3,5 micras de diámetro) unas nanopartículas de óxido ferroso (denominadas SPIONs o magnetosoles) de tamaño ultramicroscópico (cinco nanometros). Después se administró el aerosol magnetizado a unos ratones y se comparó qué ocurría en sus pulmones cuando, sobre uno de ellos, se aplicaba un imán siguiendo la trayectoria hasta la zona donde se deseaba depositar el compuesto. Se comprobó que la cantidad de producto que llegaba a su destino era dos o tres veces mayor en relación con el otro pulmón.

«Conceptualmente es una propuesta muy interesante, pero su aplicación clínica todavía esta lejos», advierte Vicente Plaza, jefe de Neumología del Hospital de la Santa Creu i San Pau de Barcelona. Los propios autores reconocen las limitaciones de su ingenio. El campo magnético va perdiendo fuerza a medida que el imán se aleja de los SPIONs. Una distancia de cinco milímetros reduce en un 90% su eficacia. Esto dificulta su aplicación en humanos, pero ya se está desarrollando un electroimán capaz de traspasar la piel del cerdo.

Volver a Notas de Interés
   Volver al Inicio